“Así te estás ganando muchos enemigos”.

Justa de caballeros

Justa de caballeros

Días atrás, ya un poco cansado de recibir fanáticas cadenas de mails de contenido soez (y clasista y semianónimo y quizá hasta con alguna discriminación de género) anti-oficialista, se me ocurrió juntar algunas y responderles conjuntamente (pero de manera individualizada). En general se trataba de personas de mi conocimiento. Mi respuesta fue la siguiente: “Visto que se trata de personas que han tenido la oportunidad de recibir buenas educaciones y han tenido vidas relativamente acomodadas, esperaría de ustedes algo más inteligente que el mero reenvío de cadenas anónimas que critican de manera soez a todas las acciones de gobierno (¿no será mucho pensar que TODAS las acciones son repudiables?). Desde mi punto de vista, ese acto encierra cobardía desde dos aristas: primeramente, está la cobardía de quien diseña arteramente el contenido insultante del mail, y que luego lo envía por diversos canales, sin firmarlo. Hasta es posible que dicho mail vaya acompañado de instrucciones precisas sobre cómo debe ser reenviado para mantener el anonimato de la fuente original y de los subsiguientes eslabones de la cadena. Este comienzo anónimo es la primera cobardía. La segunda cobardía está presente en aquellos que reciben esta cadena y la reenvían. En sus actos está implícito este pensar: “Yo no lo escribí, fue otro, yo solo la reenvié”. Quiere decir que la cobardía estaría presente tanto en la fuente de la cadena de mails, como en los eslabones que solose limitan a su reenvío. Firmado: Alejandro F. Fabri.”

Bien. Como es de suponer, recibí alguna que otra respuesta elevada de tono. La que más llamó a mi atención fue la de una pareja de conocidos, ambos recientemente jubilados (uno de ellos merced a la legislación de la última década), y con un digno pasar. Se trató de un amenazante llamado telefónico de ellos en el cual era increpado por adjudicarle cobardía a los que reenvían cadenas anónimas de insultos opositores a TODAS las medidas de gobierno. Tuve que escuchar no solo la ratificación de los insultos de sus cadenas de mails sino con un incremento de tenor, para finalizar con inquietantes (y autoritarios) dichos: “¡Te falta tino. Tené cuidado porque así te estás ganando muchos enemigos!” Me quedé pensando si solo hablaban desde el lugar que los afectaba a ellos (el de ser reenviadores seriales de cadenas de mails insultantes) o se creían que eran portavoces de algún colectivo.  También me quedé pensando en un aspecto paradójico: muchas de las cadenas que recibí de parte de ellos se refieren a un presunto ejercicio deplorable del oficialismo, el de clasificar las relaciones bajo la categoría amigo-enemigo. Cómo puede ser entonces que estas personas ahora me tilden de enemigo. ¿Acaso será que en sus actos adhieren a lo que con palabras (de otro, anónimo) repudian?
En cuanto a las respuestas escritas que recibí de los restantes destinatarios, fueron meras (y poco reflexionadas) justificaciones olvidables. Al repensar lo sucedido, hacían eco en mi mente las palabras “…así te estás ganando muchos enemigos…”. No estoy seguro si me hacían acordar la época del Proceso, el autoritarismo que viví en el colegio secundario (bajo épocas del Proceso), o el que viví en la conscripción, o a personas clasistas que conocí a lo largo de mi vida. O todas estas circunstancias. Al final de este pensamiento, debo confesar que solo emergía de mí una sonrisa irónica. No podía ser de otra manera.
Bien. También se me dio por preguntarme cuál podría ser el origen de este fenómeno de las cadenas de mails insultantes. Y, aunque lo desconozcan por ausencia de reflexión, claramente son funcionales a la desazón de los grupos opositores y futuros candidatos presidenciales, por la centralidad política del oficialismo. Los norteamericanos llaman lame duck (pato cojo) al presidente que no puede ser reelecto y que está en su último año de mandato. Aunque mal les quepa, CFK no solo no está en ese lugar de pasividad sino que continuamente sigue ejerciendo acciones políticas de enorme contenido y significancia que dejan paralizada a la oposición y la convierten en una oposición lame duck (tengamos presente que también la oposición podría estar en su último año de “mandato”). Es así que cabe esperar que cuando no hay ni representatividades ni acciones opositoras recordables, solo queda el lugar del insulto (y del anonimato). Qué bueno sería recibir cadenas de mail con propuestas (creativas), y nominalizadas.
Alejandro Fidias Fabri
Anuncios

4 pensamientos en ““Así te estás ganando muchos enemigos”.

  1. Creo que cuando un gobierno del cual se ha comprobado que es claramente corrupto, siendo que ostentan fortunas absolutamente inmensas en relacion a lo que tenian cuando arribaron al poder, haga lo que haga recibe el repudio, el rechazo, y toda accion es visata con desconfianza y escepticismo. cuando ese mismo gobierno paga a los juececes para salir ileso ante la unica manera que tenemos de reclamar, demandar ….no quedan canales institucionales _salvo el voto cada 4 a os _ la gente queda sin capacidad de producir cambios, se siente impotente e indefensa, y aulla. Las cadenas que mencionas, son aullidos de impotencia ante gobernantes autoritarios, que no han dejado resquicio para el aporte creativo, para el ejercicio del espiritu critico. No creo que sea cobardia, puesto que el que remite firma. y el que firma se hace cargo de lo que suscribe.
    l

    Me gusta

  2. Muchas gracias, Susana, por tu opinión. Creo que justamente lo que vos hacés es el ejemplo de cómo debemos actuar aquellos que hemos tenido la suerte de recibir educaciones buenas: vos escribis tu opinión, buena o mala, te expresás desde vos, no necesitás agregar palabras soeces, no necesitás despreciar a las personas que cobran asignaciones, etc., no necesitás colgarte de un mail anónimo, y la firmás. Tampoco creo que te haya robado mucho tiempo el hacerlo. Hay una enorme diferencia entre lo que vos hacés y lo que hace el que reenvía cadenas anónimas.

    Me gusta

  3. Alejandro con todo respeto, si yo reenvío un mail, ya deja de ser anónimo y me cuesta creer que alguien reenvíe algo y luego se haga el distraido. Coincido totalmente con Susana, este debe ser uno de los gobiernos más corruptos y autoritarios de la historia, al margen de lo que fué la dictadura x si se te ocurre que estoy haciendo un paralelo con algo que no tiene nada que ver con un gobierno electo democráticamente. Digo democráticamente y no puedo dejar de sentir cierto vahído, amargura, depresión, angustia etc.. porque no entiendo la hipocrecía, yo creo que al que le gusta esto que estamos viviendo es además de un fanático, una persona sin escrúpulos, y no voy a entran en detalles que están por demás claros. Y como para dejar más claro el estupor en el que me deja tanta corrupción y tanta mafia, te aclaro que voy a votar a CFK porque creo que solamente llegando al fondo-fondo de esta cloaca es la única forma de que de una vez por todas se termine esta lacra peronista que ha vendido el páis!

    Me gusta

  4. Viviana, gracias por tu opinión. Aunque mal te quepe, de acuerdo a la Teoría de la Enunciación sí hay una diferencia y es enorme: En el caso de tu comentario, el sujeto del enunciado (la primera persona “yo”, que en tu caso sos vos) coincide con el sujeto de la enunciación (que también sos vos, Viviana Potenzoni, que enviás este comentario). El que reenvía un mail anónimo es un sujeto de la enunciación que no coincide con el sujeto del enunciado (que es un anónimo). Quiere decir que en el origen hubo un sujeto de la enunciación que adrede enmascaró su identidad, con lo cual se distanció en cuanto a responsabilidad del enunciado. Lo mismo ocurre con el que reenvía: el sujeto de la enunciación (el que reenvía) no coincide con el del enunciado (que es un otro), y para colmo es un anónimo. Es también una forma de enviar un contenido y también tomar distancia del mismo. Es una suerte de tirar la piedra y esconder la mano. Es escaparse de la responsabilidad, es también una forma de enmascarar. No es la misma ética la de quien escribe y envía su contenido de la de aquel que envía el contenido de otro (y peor siendo anónimo, y peor plagado de insultos, y peor siendo displicente y desvalorativo con las clases más vulnerables). Me disculpo por la breve y quizá poco clara explicación, pero el espacio de los comentarios no da para más.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s