Una reflexión sobre el Cannabis (Parte II).

El artículo anterior ha tenido algún eco, y de entre los varios comentarios que recibí, tres llamaron particularmente mi atención: el primero, de una señora que fue víctima de la inseguridad –su marido fue asesinado cinco años atrás en la puerta de su casa-, y entiende que es un tema demasiado delicado como para ser tratado en “una sociedad que no tiene una sólida base educativa, que tiene un sistema judicial muy falible, y jóvenes que se pierden con el alcohol”;  el segundo, de otra señora que si bien a ella le pareció un artículo atractivo, la droga no es un tema que priorice porque no la toca en lo personal aunque se considera ignorante si tuviera que enfrentarlo, y lo que más le importa es el tema de la inseguridad; el tercero, de un joven que se comprometió a hacerme llegar una publicación especializada “en la cultura cannábica” a la que está suscripto para mantenerse  informado de las últimas semillas que aparecen y las novedades que hay en lo referente al cultivo y cuidado hogareño de la planta.
Pasando a una visión más general, pareciera ser que, ante el fracaso que ha demostrado tener el Modelo Estricto de Prohibición de Drogas Ilícitas, soplan nuevos vientos en la tendencia internacional de las políticas de drogas (ilícitas).  De acuerdo con un artículo periodístico del pasado 3 de enero del diario español El País, la situación sería la siguiente:
 ·        “El pasado 10 de diciembre, el Senado de Uruguay aprobó una novedosa ley para regular la producción, distribución y venta de marihuana”, la Ley Nº 19.172.
·         En los EEUU, país precursor del prohibicionismo de las drogas ilícitas, “desde este 1 de enero está permitida la venta con fines recreativos en establecimientos autorizados en Colorado, y dentro de unos meses entrará en vigor una ley similar en el Estado de Washington”.
·         En junio de 2011, la Comisión Global de Políticas de Drogas -integrada por intelectuales, expresidentes de diversos países, y exfuncionarios de entidades internacionales-, emitió un informe titulado Guerra a las Drogas, con una tachadura sobre la palabra «Guerra», en el cual expone el fracaso que ha sufrido la guerra global a las drogas, y alienta “a los gobiernos a que experimenten con modelos de regulación legal de las drogas a fin de socavar el poder del crimen organizado y para salvaguardar la salud y la seguridad de sus ciudadanos”.
·         En Europa, “Suiza despenalizó en octubre la posesión de cannabis para uso personal”; “el distrito de Kreuzberg, en el centro de Berlín, aprobó a finales de noviembre una iniciativa para abrir coffeeshops en el parque Görlitzer, uno de los espacios de la ciudad más castigados por el narcotráfico”; “Copenhague, la capital de Dinamarca, anunció en marzo que pretende iniciar un programa experimental de tres años en los que el municipio será el encargado directo de producir y vender el cannabis”; “Bélgica también permite la posesión de hasta tres gramos de marihuana o de una planta para consumo personal”; “Portugal se convirtió en 2001 en el primer país europeo en descriminalizar el uso y la posesión de todas las drogas ilícitas”.
Además de este escenario internacional, es sabido que la despenalización de las drogas ya se ha comenzado a debatir en el Congreso y es de esperar que haya cambios en la Argentina en los próximos años, y que estos requieran de una mejor información por parte de los ciudadanos, ya sea para conocer los diversos puntos de vista, como para prepararse para las necesarias argumentaciones intrafamiliares cuando haya  hijos adolescentes y jóvenes. No es lo mismo argumentar bajo el sistema de estricta prohibición que bajo un modelo de despenalización. (Continuará…)
Alejandro Fidias Fabri
PS:
Cliquear para ir a la Parte IParte IIIParte IVParte VParte VI
Anuncios

4 pensamientos en “Una reflexión sobre el Cannabis (Parte II).

  1. Pingback: Una reflexión sobre el Cannabis (Parte I). | Otium studiorum - alejandro fidias fabri

  2. Pingback: Las drogas ilícitas: un análisis mercantilista. (Parte VI) | Otium studiorum - alejandro fidias fabri

  3. Pingback: ¿Acaso ejercito mi libertad cuando fumo Cannabis? (Parte IV). | Otium studiorum - alejandro fidias fabri

  4. Pingback: Algo más sobre el argumento de las libertades individuales. (Parte V) | Otium studiorum - alejandro fidias fabri

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s