La deconstrucción de un acto vandálico…

El pensador y el grafiti.
Una nota publicada en Clarín el 01/09/2011 informa que la estatua El pensador, del escultor Auguste Rodin, ubicada a metros del Congreso en la Plaza Lorea, apareció el lunes 29/08 vandalizada con la pintada de un grafiti en blanco con la frase “pensá de que te sirvió tanto pensar antes de que se termine“. Advierte la nota que el grafitero agregó “2012” en posible “alusión a la creencia que indica que será el año en que la civilización desaparecerá” o “vivirá un evento trascendental”.
Es sabido que dicha escultura fue originalmente realizada por Rodin para representar a Dante Alighieri en lo que hubiera sido un conjunto escultórico mayor (La puerta del Infierno), que se correspondía con el ingreso del mismo Dante al Infierno de su Divina Commedia. En el Canto III de dicha obra, Dante, guiado por el poeta Virgilio -el Maestro-, observa la inscripción grabada en el dintel de la puerta, con el famoso verso “Lasciate ogne speranza, voi ch’intrate” (“dejad, los que entráis, toda esperanza”). Estas palabras aludían a la eternidad de castigos que sufrirían aquellos que atravesaran esa puerta. Nunca jamás saldrían del Infierno. Pero, el conjunto escultórico nunca fue concluido, lo que convirtió además a Dante en el pensador, acervo artístico de la humanidad.
Dante Alighieri

Nosotros haremos un pequeño recorrido imaginario guiados por otro maestro, el filósofo alemán Martín Heidegger, un hombre preocupado por la ausencia de pensamiento que acucia a la humanidad. Dejando de lado el hecho vandálico, seguramente Heidegger le hubiera dicho al grafitero que sus palabras resultaban erróneas porque el hombre nunca pensó. Heidegger se fundamentó en el verso de Hölderlin que dice que “quien pensó lo más profundo, este ama la vida”, quizá para argüir que una humanidad que continuaba inmersa en la destrucción y la violencia muy probablemente nunca hubiera llegado a pensar. Pareciera haber sido un mensaje desesperanzador. También el Dante pensando, el devenido pensador, está observando las “oscuras palabras” que invitan a perder toda esperanza. Quizá, inadvertidamente, haya un paralelismo con el mensaje que deja el vándalo grafitero; un mensaje erróneo y aún desalentador. Él cree que se pensó y que no valió la pena. Heidegger cree que nunca se pensó. Pero, lejos de ser desalentador, el planteo del filósofo es una invitación a hacer lo nunca hecho, comenzar a pensar. Es un imperativo que el hombre, único ser con capacidad de pensar, pase de la potencia al acto, pase del no pensar al pensar, realice su esencia. Heidegger nos interpela a que comencemos por preguntarnos “¿qué quiere decir pensar?”.
Muy probablemente, cuando nos hagamos cargo de la interpelación heideggeriana y comencemos a pensar, dejen de ocurrir actos vandálicos y pasen a ser respetados aquellos que pretendan pensar. Esto, tan solo por el mero hecho de querer pensar lo impensado.
Pero, ¿qué quiere decir pensar?
Alejandro Fidias Fabri

Anuncios

2 pensamientos en “La deconstrucción de un acto vandálico…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s