Crisis con «k»…

Zeus: “¡Necesito ayuda!”
Pensemos en esta situación: Grecia camina con pasos precipitados hacia el abismo, tratando de detener la ruina que la amenaza. Los líderes políticos, movidos por la codicia, se han enriquecido injustamente, sin ahorrar bienes del Estado. La población se reúne en pandillas y facciones violentas. Grandes bandadas de indigentes se ven obligados  a abandonar la patria y peregrinar en servidumbre. Si alguien pretende permanecer encerrado en la seguridad de su casa, la desventura general salta los muros y se abre paso a ella. Este mal social es una enfermedad contagiosa que se extiende por todo el país. La violación del derecho y disensión social ya se han diseminado. Esta situación que les he invitado a pensar, guarda cierta similitud con la actual, pero no se vivió en Grecia sino que es la que el filólogo alemán Werner Jaeger describió en su texto Paideia de la Atenas de fines del siglo VI a.C. Fué Solón, conocido luego como «el pacificador», quien logró encausar dicha crisis social y económica e instaurar el sistema de democracia directa. Las principales medidas que tomó fueron de orden económico: liberó al campesinado de las deudas que les pesaban, prohibió los préstamos respaldados con la garantía de la persona del deudor, canceló deudas e hipotecas pendientes, estableció una moneda confiable y fuerte, y otras tantas. En términos actuales, defaulteó a la banca y no al pueblo.
Hoy Grecia está experimentando una krisis económica que va a tener su contrapartida social. Crisis es una palabra que proviene etimológicamente del término griego clásico «krisis», una de cuyas acepciones es la de «desenlace». Los griegos ya saben que, causado por la corrupción de los sucesivos gobiernos y la inmoralidad e hipocresía de las instituciones financieras internacionales, están sufriendo este crítico «desenlace». Fue su cultura la que acuñó el término que define tal situación.
Veinticinco siglos después, Grecia toda está convulsionada por los draconianos planes que les proponen el FMI y el BCE. Son planes en los que, inversamente a lo realizado por Solón, se defaultea al pueblo para no defaultear a la banca. Millares de griegos se están quedando sin trabajo y otros tantos lo harán proximamante merced al plan de ajuste que supuestamente los llevará a un futuro mejor (o a impedir una crisis generalizada del Euro). El presente está perdido. La teoría que se aplica para esta incierta proyección es la ya conocida neoliberal: mínimo Estado, privatizaciones, etc. Seguramente no sepan que la ciencia económica dista de ser exacta, y está al menos gobernada por dos paradigmas que se oponen (keynesianismo y neoliberalismo). Pero lo intuyen pues ya lo están experimentando en sus propias vidas. Algunos jubilados ya tienen que optar entre comer o comprar medicamentos.
En este escenario, se están realizando movilizaciones de protesta en la Plaza Syntagma de Atenas. Proclaman la revisión de la emisión de deuda para discriminar lo que es “deuda odiosa”, la responsabilización de la corrupción política, la necesidad de comer y tener medicamentos, la necesidad de trabajar, y otras tantas cosas.
Para tener una interesante visión de los periodistas griegos Katerina Kitidi y Aris Hatzistefanou, les recomiendo ver el documental Deudocracia, subtitulado en español, donde explican el antes y el durante de la crisis y hacen un paralelismo con la situación de Argentina de 2001 y de Ecuador de 2006.
Alejandro Fidias Fabri
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s