Lo de Japón, ¿paradójico?

Entre 1979 y 1980 tuve la oportunidad de vivir un año en Osaka para realizar una capacitación  como ingeniero. Japón era en ese momento el centro tecnológico del planeta. Viví tres experiencias extra-laborales difíciles de olvidar.
  • La novedad de estar en un país en el cual era normal experimentar periódicamente pequeños sismos de los cuales no había que preocuparse porque toda la construcción era antisísmica. Con una cierta frecuencia se realizaban simulacros de evacuación de edificios.
  • En el Museo Memorial de la Paz en Hiroshima se expone y recuerda la fecha de la explosión atómica de Hiroshima, con fotografías, objetos, grabaciones de las víctimas, etc.  Lo recorrí con un grupo de colegas de diversos países. Al salir, estuvimos varios minutos sin poder hablarnos. Nos habíamos quedado espeluznados y mudos ante  lo visto. Esta experiencia me hace pensar en lo paradójico  de lo que está actualmente ocurriendo en Japón. Un país que se ha instalado en el lugar de la bandera internacional antinuclear, sufriendo en carne propia el peligro de la radiación atómica.
  • Durante mi estadía en Hiroshima y posteriormente en Nagasaki, tuve  la oportunidad de ver dos hibakushas –sobrevivientes de las bombas nucleares, afectados por la radiación atómica, calorífica, etc-. Uno de ellos tenía un tumor junto a la nariz del tamaño de una pelota de tenis; el otro, llevaba una bufanda alrededor de su cara para sostener un tumor ubicado en el mentón, del tamaño de un ladrillo.
A lo largo de la historia de la humanidad, el hombre ha “evolucionado” desde una situación en la cual estaba inexorablemente expuesto a la presión directa de la naturaleza (y sus meteoros) a un estadio de mayor “desarrollo” donde, como afirmó la filósofa Simone Weil, “la presión de la naturaleza continúa ciertamente ejerciéndose y siempre implacablemente, pero de manera, en apariencia menos inmediata”.
En esta situación de aparente resguardo, vienen a ocurrir un tsunami y un terremoto. Ambos fenómenos de la naturaleza, por un lado arrojan miles de muertes y devastación y, por el otro, las explosiones en la central nuclear de Fukushima y sus consecuentes fugas radioactivas.
A mi entender, aunque a costa de parecer reiterativo, es el sociólogo alemán Ulrich Beck quien ha visto con mayor claridad la comparecencia de este tipo de acontecimientos. Beck define a la sociedad actual como la «sociedad de riesgo mundial», una sociedad que en el presente está fabricando las catástrofes futuras. Vivimos bajo “el absurdo optimismo con que las instituciones básicas de la sociedad moderna –ciencia, Estado, economía y ejército- intentan anticipar lo que no pueden anticipar”. Agrega que la realidad es que «no sabemos que no sabemos».

Para Beck, “la sociedad del riesgo mundial es una sociedad del no-saber en un sentido muy preciso: no se supera con más y mejor saber y más y mejor ciencia –como en la premodernidad- sino precisamente al contrario: con más y mejor ciencia se genera”. Beck se refiere a la explosión del reactor de la central Nuclear de Chernobyl en 1986 y señala que “sobre los efectos de la radiación existen naturalmente teorías diversas y divergentes. Unos dicen, por ejemplo, que la radiación atómica no provoca enfermedades genéticas si no alcanza unos niveles determinados (puede ser). Otros formulan la hipótesis de que cualquier cantidad de radiación, por pequeña que sea, tiene un efecto nocivo”.

La única manera que encuentro de cerrar este artículo pleno de insensatez y de dolor humano es con un  haiku del siglo XVIII del poeta japonés Tachibana Hokushi, quien expone así la fragilidad de los seres vivientes:
Sensación de tristeza:
Por espacio de un palmo,
Una luciérnaga desapareció.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s