La revolución que aún no es una revolución…

La serie de acontecimientos ocurridos en Egipto entre enero y febrero de 2011 que llevaron al fin de la dictadura de Mubarak, con su renuncia y entrega del poder al Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, ha recibido una variedad de denominaciones en los diversos medios de comunicación. Así, hemos leído o escuchado los términos «revolución», «rebelión», «revuelta» y otros tantos. Los más osados la han llegado a bautizar la «Revolución de Egipto de 2011».
Por otro lado, se puede encontrar algún que otro periodista o analista político con una cierta rigurosidad Este es el caso de quien escribió el artículo “La revolución en suspenso” (El país, 16/02/11), que afirma que “en Egipto se ha producido un gigantesco amotinamiento, una conmoción de enorme magnitud, pero aún no una revolución”. No nos sorprendamos porque este problema de la denominación no es nuevo. Ya al comienzo de la Revolución francesa el duque de la Rochefoucauld le respondió a Luis XVI: “No señor, no es una revuelta, sino una revolución”. Así se inauguraba el paradigma de las revoluciones políticas modernas.
Afirma el reconocido filósofo político italiano Norberto Bobbio que “en el lenguaje político «revolución» señala […] no sólo un tipo de movimiento, sino también y sobre todo un tipo de mutación, es decir, dos eventos que están en una relación de causa, de movimiento, y de efecto, el cambio (o de medio y fin). […] Mientras que para una definición correcta de «revolución» es preciso tener en cuenta el tipo de movimiento o el tipo de cambio, muchas veces sucede que tanto las definiciones como las consideraciones generales sobre el fenómeno «revolución» tienen en cuenta sólo uno de los dos, sobre todo el segundo, descuidando el primero”. Bobbio entiende  que generalmente es el punto de vista en el análisis del fenómeno el que produce este malentendido: la perspectiva sociológica se centra en el movimiento (el aspecto colectivo social con determinado comportamiento) y, la perspectiva jurídica se centra en el cambio (la terminación del viejo orden y el comienzo del nuevo). También nos alerta sobre el uso promiscuo, indiferente e inconsciente que se le da a la palabra «revolución».

Los dichos de Bobbio nos permiten, entonces, abrir el fenómeno de Egipto. En lo que se refiere al evento del movimiento, hemos visto las movilizaciones y manifestaciones de grandes partes de la población durante varios días y, en lo que se refiere al cambio, por un lado, la renuncia del presidente y, por el otro, las medidas centrales  tomadas por el gobierno de facto (ruptura del orden institucional y constitucional en la delegación del poder ejecutivo, disolución del Parlamento y suspensión de la Constitución con miras a una reforma).  En un sentido laxo, podría tratarse de una revolución, pero es aún prematuro denominar revolución a un proceso del que desconocemos los cambios o beneficios que traerá a la República democrática en cuanto al perfeccionamiento de sus principios. Quiere decir que aún no se ha podido completar la mutación como para denominar «revolución»  en el sentido duro o estricto a esta sucesión de eventos. Es más, si los cambios fueran sólo los que hemos visto, hasta podría tratarse de un simple Golpe de Estado, esto es, toma del poder de manera ilegítima por una parte de las clases dirigentes. Resumiendo, podríamos decir que lo de Egipto podría ser considerado como una revolución (en sentido laxo y equívoco) que no es una revolución (en el sentido estricto).  Asimismo, también sería discutible, dentro del paradigma conocido, el denominar revolución a un acontecimiento carente de violencia de abajo, esto es, del pueblo.  Este tema no termina aquí…
Alejandro Fidias Fabri

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s