La juventud árabe y el devenir heraclíteo…

El artículo titulado “La rebelión de los jóvenes-Luchando por el cambio”, publicado días atrás por el periódico español El país, afirma que “el 68 % de los árabes tiene menos de treinta años, y la mayoría no sabe qué hacer con sus vidas. De ellos parte el poderoso impulso de protesta contra los regímenes de sus países”. Lo que sí han sabido hacer es utilizar Internet, los blogs y las redes sociales para motorizar un cambio político, organizar protestas y esparcir el mensaje.

Son innumerables las aristas desde donde se pueden analizar los acontecimientos que están ocurriendo en algunos países árabes. Vamos a centrarnos en una mirada filosófica de la relación entre cambio y juventud. Nos ofrece un cierta perspectiva el texto Crises of the Republic, publicado en 1969 por la filósofa política de origen alemán, nacionalizada americana, Hannah Arendt.
Arguye Arendt que la historia nos ha enseñado que las revoluciones son precedidas por una desintegración de los sistemas políticos. Agrega que el “síntoma revelador de desintegración es una progresiva erosión de la autoridad gubernamental y que esta erosión es causada por la incapacidad del gobierno para funcionar adecuadamente, de donde brotan las dudas de los ciudadanos acerca de su legitimidad”. Podemos agregar que, en ciertas oportunidades, la desligitimación de los gobierno es compensada por una fortificación en los aparatos de represión y censura.
Con su muy clara pluma, la filósofa afirma que la desobediencia civil a la autoridad “surge cuando un significativo número de ciudadanos ha llegado a convencerse que ya no funcionan los canales normales de cambio y de que sus quejas no serán oídas o no darán lugar a acciones ulteriores”. En el caso que nos concierne, implica que los jóvenes árabes, no perciben y no ven acciones gubernamentales concretas para paliar su desazón y su falta de futuro. Hasta el momento, ni la religión ni su secularización en la política les ha aportado soluciones. Pareciera ser que viven un cierto descrédito del más allá y del más acá. No es nada casual la denominación «desobediencia civil». Para Arendt representa un importante matiz por sobre el  concepto de «revolución»: la no-violencia. Agrega que aunque ambos desean cambiar el mundo, “el revolucionario rechaza el marco general de las leyes e instituciones, el desobediente civil lo acepta”.

¿De dónde viene, como «causa profunda», la necesidad de cambio? Heráclito podría respondernos: “¡Es el devenir, estúpidos!” Arendt, con su mesurado estilo, nos afirma que “el devenir, el constante fluir de las cosas, es inherente a la condición humana” y se pregunta cómo administramos este cambio para que la corriente no arrastre todo. Ella encuentra que “la humanidad está compuesta por seres que nacen y son inexpertos, y otros que luego de transcurrida su vida, mueren «sabios»”. Unos pertenecen a una generación y otros a la siguiente. Unos representan el cambio radical y otros la tradición. Para la filósofa, “la garantía del cambio con sabiduría, y lo que ha impedido que se extinga la raza humana, ha sido la interrelación entre ambas generaciones”. Irónicamente, comenta que la extinción de la raza humana hubiera estado causada por un “insoportable aburrimiento”. ¿Qué función cumple cada una de las posiciones? Hace falta un marco de estabilidad que facilite el fluir del cambio. La irrefrenable corriente del devenir requiere de un cierto orden que regule los cambios que las sociedades puedan “digerir”. Hay un cierto equilibrio inestable. Sin embargo Arendt nos advierte que “la ley puede, desde luego, estabilizar y legalizar el cambio, una vez que se haya producido, pero el cambio es siempre el resultado de una acción extralegal”.
Alejandro Fidias Fabri

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s